La moral es peligrosa

Para que nos demos cuenta de lo insólito e incomprensible que se está poniendo este planeta, vale la pena rescatar una noticia de esta semana.
En Bolivia, una turba que se identificaba como padres-de-familia-miembros-de-la-sociedad-defensores-de-la-moral, decidió hacer justicia por mano propia y destruir bares, cantinas y prostíbulos.
A pesar de que de manera personal no comulgo con las posturas y argumentos de los que dicen abogar por los valores y las buenas costumbres (¿qué carajos significa eso?), respeto y entiendo que haya cosas que los pongan al límite de su paciencia y los empujen al borde de su posible entendimiento del mundo.
No estoy a favor de que menores de edad puedan entrar a un bar y se les sirva alcohol sin mayor problema. Tampoco creo que la prostitución sea una cuestión menor dentro de la actualidad mundial, pero creo que hay más detrás de ella y de su razón de ser que lo que se ve en la superficie. Es un tema social complejo y con varios ángulos a considerar.
Pero lo que sí me sorprendió fue ver a esta gente (gracias a un video de la cadena árabe Al-Jazeera), supuestamente «los buenos», destruyendo todo a su paso, golpeando prostitutas, quemando bares, robando cosas y armando un vedadero galimatías por tres días con la policía tan sólo como espectador de primera fila.
Chequen ustedes mismos el video en Terra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.